jueves, 25 de febrero de 2016

Último escrito del diario íntimo

  Me habían dicho que tuviera cuidado, pero no les di pelota. Se comía los bichos, así que lo puse cerca de la luz y me liberó de las moscas, los mosquitos, y las "cotorritas".
 Un día empezó a comerle la comida al gato, que me protestaba. Compartieron el plato hasta que el felino desapareció.
 Ahora está parado adelante de la puerta, bloqueando la salida. Me mira raro. No creo que me haga nada, pero me da cosa pedirle que se corra.

-Publicado en El Microrrelatista-

lunes, 1 de febrero de 2016

Enero

Enero,
como una flor en el florero
con el agua entre los dedos
y la vida que se va.

Muero,
el alma se me prende fuego.
Con la vida entre los dedos
no puedo ver la realidad.

No puedo ver la realidad
y el hombre en mí se va;
no puedo ver la realidad
con tanto sufrimiento...

Volar no es como nadar
que el agua te rodea
porque al largarse a volar
el cielo en nada queda.

Al volar no hay cielo
solo hay tierra y estrellas
que queman,
de inalcanzables queman.

El cielo desaparecer
con mis alas de cera.
El sueño veo desvanecer
dejándome,
dejándome que muera.

(mayo 2010)


Esta poesía tiene una versión musicalizada:
https://www.youtube.com/watch?v=KvmQWb8_280