lunes, 2 de enero de 2017

Ojos


  Los ojos aparecieron anteayer. O el día anterior. La miran, pero no le hablan. Ella los siente todo el tiempo, como si tiraran rayos láser. O los escucha como un zumbido punzante e indeterminado. Están ahí, los ojos, aunque no pueda saber exactamente de dónde vienen. Están en todas partes. Ella sabe que hay una forma de sacárselos de encima, que no es fácil pero es posible. Ella sabe, y por eso cierra sus propios ojos, calma su mente y prepara la garganta para un único y poderoso grito que sale de miles y miles de bocas. Un grito que está cambiando el mundo.  














                   
 (ilustr. Gustivo Tedeschi)


5 comentarios:

  1. "La miran, pero no le hablan"

    Che, Fulgi, ¿conoces muchos ojos que hablen...?

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Las miradas hablan. Estas solo dan dolor.
      L.

      Eliminar
    2. L: una cosa son las miradas, otra son los ojos.

      J.

      Eliminar
  2. Claro, los ojos hablan a través de las miradas. Nos quedamos hilando finito.

    ¡Saludos!
    L.

    ResponderEliminar
  3. Siempre hay que hilar fino, sino nos quedamos en la superficie, discutiendo lo que en realidad no importa.

    J.

    ResponderEliminar