sábado, 25 de julio de 2015

6to aniversario de Be Corta + De reyes y mares

 Acaban de cumplirse los 6 años desde que empecé a publicar en este espacio. En un primer momento iba a ser todo de poesía, pero después fui sumando otras cosas. En ocasión del aniversario voy a dejarles un texto del 2011 (creo) del que no tenía memoria hasta que lo encontré hace unos días en la computadora. Me resultó simpático. Gracias a todos los que acompañaron con sus comentarios en todos estos años. ¡Nos seguimos leyendo!
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------


DE REYES Y MARES

Revista “El Teatrón” de Julio 2004
El Asunto de la Soledad en “De Reyes y Mares” de Ruben Rushkianov – primera entrega

 “De Reyes y Mares” es, probablemente, la mejor obra que he leído. Sus diálogos, colmados de lirismo, solo pueden compararse con el simbolismo de los ambientes, o la complejidad de los personajes.
 El autor de esta gran obra inconclusa es el hasta ahora desconocido Ruben Rushkianov, de origen ucraniano. No se poseen muchos datos del escritor soviético más que su origen y la fecha de su muerte: 17 de marzo de 1938. El porqué de su decisión de mantener el anonimato es, y seguirá siendo, un interrogante más entre los tantos que me acechan al estudiar al dramaturgo.
Otras inquietudes, que no por más cercanas son menos importantes, giran en torno a la crítica. Puedo asegurar, con más tristeza que orgullo, que soy prácticamente el primero en realizar un análisis estrictamente académico de la obra de Rushkianov: la crítica ha omitido su estudio, a pesar de la clara influencia que tuvo en sus contemporáneos.
 Por esta razón, elegí trabajar la soledad en “De Reyes y Mares”. A pesar de ser un eje abarcativo, me permitirá demostrar mi teoría que gira en torno a la elaboración del significado metafísico frente a la apariencia de espontaneidad. Por ejemplo, en el diálogo de la Dama Gorda con el Señor de Bigotes del acto 11, vemos como con la cuidadosa elección de sus palabras, el autor logra transmitirnos su postura metafísico-política según la cual hay que regresar a un orden monárquico de la sociedad:
Señor de Bigotes: (interrumpe con sorna) Y lograr nada menos que ¡la cuadratura del círculo!
 Dama Gorda: (interrumpe con sarna) Formando la cuadratura del círculo, el octágono pentasílabo dinámico-sinestésico.
 Señor de Bigotes contesta, pero nadie parece escucharlo. El público debe entiende que Señor de Bigotes ya no es parte de la obra, y este debe abandonar la escena, o bien agacharse debajo de la mesa. Dama Gorda continúa hablando sin notar que cada vez es más gorda y menos dama.
 Dama Gorda: ñaf, ñaf
 A lo largo de los números de la revista, asimismo, intentaré demostrar porqué reniego de atribuir a Rushkianov el uso de técnicas como la escritura automática. Mucho menos coincido con aquellos que dicen que Rushkianov era descuidado y mezclaba sus papeles, sin ocuparse de ordenarlos antes de enviarlos a la imprenta. Lo incluyo, por el contrario, en la larga lista de autores cuyo uso del lenguaje es extremadamente cuidadoso (rozando una obsesión por la hipercorrección y la perfección):
“Señor de Bigotes: (al rey) Su majestad, entienda que la bestia…
Rey: (interrumpe) No tenía la culpa, lo sé.
Señor de bigotes: Medio de tomates perita, 1 kilo de papas, 1 cebolla de verdeo, bananas, acelga o espinaca
 Llamar plomero Iuri  122-413-3235”

   Continúa en el próximo número. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario