jueves, 13 de febrero de 2014

Quieto



Lo abrazo y me abraza,
con su vacía mirada,
sus garras que desgarran,
su boca sin palabras.

Ni llora ni sonríe,
sentado sólo observa.
Aunque el tiempo le pide,
no hay forma que se mueva.

Quieto en paciente espera
le pido que me hable
cuando él mi sueño vela.

Tirando a tierra un cable,
mi mente ideas besa
de irme, de alejarme

de mi osito de felpa.

4 comentarios:

  1. Hubo una o dos semanas, quizá fueron más o fueron menos, en el 2011 donde escribía un soneto de estos por día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bello bello!!!!!! que Grande!!!!

      Eliminar
  2. Añorados abrazos de ese osito de peluche, que vela y es cómplice de los sueños.

    ResponderEliminar